domingo, 17 de noviembre de 2013

Ludi Pucelae VII: El Minotauro

El Palacio de la Doble Hacha, ideado por Dédalo, 
es una serie interminable de estancias cerradas. 
Encerrado en su interior vaga el Minotauro.

En la penúltima jornada de liga, los Gladiadores abandonan el combate a cielo abierto de la arena, por las oscuras estancias y corredores del Laberinto del Minotauro. Una expedición de aventureros, en recuerdo y homenaje a tiempos pasados, y al viejo juego Laberintos del Ática (aka Advanced Heroquest del Ático),  con el que lanzamos montones de D12 durante todo un lustro.
No hay sortitio. Los jugadores entrenan a 2 Gladiadores, a su elección: de derecha a izquierda, Rodrigo (Cartagineses bronce oscuro), juega con Aníbal III (con Arma Mejorada) y Mercenario Celta I; Santiago (Héroes Griegos azul claro), con Belerofonte Campeón y Áyax Telamón Guerrero; Leticia (Héroes Griegos), con Perseo Peltasta y Héctor Cazador; Dani (Favoritos plata oscura) con (¡de nuevo!) Espículo el Mirmillón III (con Arma Mejorada) y Escila el Esedario I; Raúl (Celtíberos tierra) con Caudillo Celtíbero III (con Arma Mejorada) y Bardo II; y un servidor (ocupando el puesto del desaparecido Álvaro) con Teseo Auriga y Diomedes Bárbaro.
1ª Prueba: El Laberinto. Teseo entra el primero, jactancioso, pues nadie sino él puede vanagloriarse de haber vencido antes al Minotauro, y los Celtíberos le silencian las bravuconadas con una "Comida Envenenada" (terrible, una Herida y dobla las Heridas por Cronos en todas las pruebas). Diomedes, con el Ovillo de Hilo de Ariadna, le sigue de cerca, se abren las primeras puertas, y aparecen los primeros enemigos a abatir (Esclavos y Fieras de otros jugadores).
El grupo se divide (algo inusitado en los aventureros típicos), tratando de llegar los primeros a los cofres de las tres salas de gesta, que esconden marcadores de Trípodes de Oro (2 de 5 y 1 de 2). Los pobres Celtíberos actúan en último lugar y no alcanzan a ningún enemigo.
Los Favoritos y mis Héroes Griegos son los primeros en llegar a la primera sala de gesta, donde tienen que luchar con el doble de guardias. Teseo abre el primer cofre y encuentra 2 Trípodes de Oro.
¡Trampas de Foso! Todo un clásico. La primera cae el primer turno al azar sobre el Mercenario Celta de Rodrigo, y la segunda cae el tercer turno... Otra vez sobre el Mercenario Celta. Al menos, sigue vivo...
Al final del cuarto turno, aparece el Minotauro. Y, de entre todas las habitaciones posibles (al azar), escoge mi sala de gesta, arrinconando a mis dos Gladiadores (y Teseo ya está moribundo por el veneno). El resultado de su primer ataque es: mi Teseo vencido (aunque sobrevive al missus), y mi Diomedes gravemente herido y derribado.
Aníbal, mientras tanto, emplea su eficaz estrategia para correr dos veces hasta el segundo cofre y conseguir 5 estupendos Trípodes de Oro. Áyax es atacado innumerables veces por Esclavos y Fieras  que sólo consiguen roer su escudo beocio y tirarlo al suelo. 
Los Celtíberos y los Héroes Griegos de Leticia pasan de largo  las dos salas de gesta y corren hacia la tercera. Allí, el Caudillo Celtíbero y Héctor (caudillo troyano), acaban con los guardias del fondo de un gran foso de combate. El Bardo Celtíbero ni siquiera llega a tiempo al cuerpo a cuerpo.
Héctor (de Leticia) alcanza el último cofre con 5 Trípodes de Oro más, y el Bardo Celtíbero se da la vuelta y corre hacia el combate, esperando encontrar alguna "rapiña" (dícese del luchador que, sin haber herido a un enemigo, llega a tiempo para dar el golpe de gracia y llevarse la recompensa). En ese turno se juegan 3 cartas de CRONOS, lo que deja a los héroes muy debilitados (y a varios en trampas de Foso). 
En la sala de la fuente, el Minotauro ha dado cuenta ya de Escila el Esedario y del Mercenario Celta (que hubiera preferido quedarse en su segundo foso). Espículo, Áyax y Diomedes están en combate cerrado contra él, mientras Belerofonte, desde la puerta, le lanza terribles jabalinas (prácticamente le causa Santi él sólo todo el daño). El combate se prolonga varios turnos, hasta que todos los luchadores, incluido el Minotauro, se quedan a 1 Herida.
Están en juego 2 Palmas, 1.800 ss, y la gloria de ser el primero en vencer a un Monstruo de los Héroes Griegos (invictos en la jornada anterior). Diomedes le ha atacado seis veces sin arañarlo siquiera (ni con una carta de Contraataque); Espículo y los Héroes de Santi fallan entonces en su intento. Y es el Bardo Celtíbero de Raúl el que, sin haber realizado ni un ataque en los 10 turnos que lleva en el tablero, entra en la sala de gesta y remata al Minotauro. "¡Maldito sea!" gritan los jugadores.
2ª Prueba: Escape del Laberinto. Desde la sala de gesta central, los Gladiadores deben llegar a la puerta del Laberinto para ganar cada uno una palma. El primero en llegar es Teseo de nuevo, pero la puerta está cerrada y no consigue echarla abajo.
Los Gladiadores luchan entre sí, por la Llave del Laberinto (que tiene el Bardo Celtíbero), y por conseguir alguna recompesa (multiplicadas por 2 en esta prueba).
Acabado el tiempo y jugadas todas las cartas, nadie consigue escapar del Laberinto. Reciben una palma los supervivientes: Aníbal y el Mercenario Celta, Áyax, Perseo, Espículo y, contra todo pronóstico (aunque empieza a ser costumbre mi recuperación justo al final de la partida), Teseo y Diomedes.
Los Cartagineses obtienen una suculenta victoria de VI Trípodes de Oro, y el vencedor del Minotauro (Raúl Foveam Homicida Minotaurus Venator) se queda en tercera posición, con sus buenos IV Trípodes de Oro. Dani obtiene I Trípode de Oro, en su primera derrota de la liga. En la clasificación general (Ludi Pucelae 2013), Rodrigo asciende meteóricamente desde la 9ª a la 5ª posición, jugando íntegramente con sus Cartagineses. ¡Enhorabuena Aníbal!